Esto no es una cara

Me gustaría hablaros del taller “Esto no es una cara” de Ernesto Artillo al que ayer asistí con varios amigos y compañeros de profesión. Este taller tuvo lugar en el Mazda Space, en el Born, un lugar que, a la vez de ser un expositor de bonitos coches, nos invita a compartir nuestro lado más creativo. En la entrada nos entregaban a los asistentes una bolsa que contenían un par de fotografías, un pack de folios de colores, lápices de cera, tijeras y pegamento.

Todo empezó a eso de las 8:00 de la tarde con una charla-coloquio en el que el artista malagueño nos hablaba sobre el proceso creativo y nos mostraba alguna de sus obras para prestigiosas marcas de moda y editoriales. En estas obras, Ernesto Artillo usa como base la fotografía y el collage y lo más importante, nos explicaba el porqué de su extraña obsesión por recortar la cara de sus modelos. La argumentación que Ernesto nos daba en base a esta especie de leiv motiv en su trabajo era la sobrexposición de nuestros retratos, selfies, etc. en redes sociales y el cómo, en ocasiones ha llegado a tener más importancia la visión de la alteridad sobre el sujeto que la visión de este sobre sí mismo. En un principio, sus collages nacían con la mera intención creativa, más tarde nació la necesidad de argumentación de la obra en sí. Personalmente, me pareció muy interesante su trabajo, con mucho gusto en las composiciones y un muy creativo uso de texturas, color y elementos orgánicos.

Algunos trabajos de Ernesto Artillo

 

El artista también hizo especial hincapié en la importancia de la emoción en un trabajo como el creativo, en el que en muchas ocasiones nos centramos en la técnica y la definición. Resulta importante restar valor a las equivocaciones al a hora de trabajar, indagar y recorrer nuevos caminos. El autor, en general, resta importancia a la técnica y le da más valor al proceso y a lo emotivo.

En la segunda parte de la charla se nos invitó a los asistentes a realizar un collage con los elementos que nos dieron en la entrada, mientras se nos daba algunas indicaciones, como la de tomar el proceso creativo como una forma de vernos a nosotros mismos y la importancia del razonamiento sobre la obra. Fue una experiencia interesante y bastante divertida para los que normalmente usamos más las herramientas digitales como medio de expresión,  por lo que me gustaría seguir indagando con esta técnica como recurso.

El espacio

El Mazda Space es un lugar creado por Mazda en el Born para el intercambio de propuestas innovadoras e I+D. Me parece muy interesante esta propuesta y sobresaliente en lo que a comunicación se refiere. Es una brillante forma de alcanzar notoriedad y diferenciación asociando la marca con el pensamiento divergente y el diálogo con la escena cultural de Barcelona. Ofrecen una serie de workshops gratuitos bajo el lema #Mazdacreators y a parte de este al que hemos podido asistir han pasado por el espacio creadores como Jon UriarteJuan Vidal Flavita Banana.

Mi humilde collage